El futuro no es nuestro. Nueva narrativa latinoamericana, de Diego Trelles Paz selección y prólogo

Por Miguel Ángel Hernández Acosta.

Una antología puede ser una reunión de textos o la selección de piezas destacadas. En literatura, las antologías buscan dar un panorama general de un autor o mostrar el trabajo de varios escritores. De principio, se supondría que los textos incluidos en estos ejemplares tendrían que ser los mejores de su obra. Sin embargo, este afán de reunión ha provocado que algunas de las antologías que hay en el mercado simplemente sean el conjunto de muchos autores sin importar la calidad. Además, el número de páginas que se brindan a cada escritor suele ser un factor en contra.

Libros como El futuro no es nuestro. Nueva narrativa latinoamericana destacan sobre textos similares, pues su manufactura ha dejado de lado muchos de los defectos que una antología puede tener y parece dedicada a servir únicamente a los autores incluidos. Al respecto, dice Diego Trelles Paz, quien se encargó de la selección y el prólogo: “(ésta) se planteó como una antología hecha por escritores en busca de lectores y a la cual no le interesaba nada esa relación, a veces turbia, entre la literatura y la publicidad”.

El futuro no es nuestro muestra a 23 escritores que empiezan a destacar en sus países, pero que debido a la poca difusión que existe de ellos en las naciones vecinas de Latinoamérica, son prácticamente desconocidos por sus pares y contemporáneos y, más importante, por los lectores.

Estos escritores, nacidos entre 1970 y 1980, apunta Trelles Paz nacieron “justo después del mayo parisino del 68 y de la matanza estudiantil de Tlatelolco; [fueron] educados por sus padres en el marco de dictaduras militares […] fueron/son testigos de la caída del muro de Berlín, la matanza de la plaza de Tiananmen, la matanza de Srebrenuca, la caída de la Perestroika y la disgregación de la Unión Soviética, el fin de la Guerra Fría, la subversión armada y la represión militar sudamericana, la aparición del Internet, el suicidio de Kurt Cobain, el asesinato metódico y prolongado de mujeres en Ciudad Juárez, el auge de la música electrónica, la caída de las Torres gemelas en New York, los atentados terroristas en España y el Reino Unido, el enfrentamiento palestino-israelí, la cárcel de Guantánamo, el genocidio en Darfur y, entre otros muchos conflictos armados, las invasiones de la Unión Soviética a Afganistán, y de Estados Unidos”, pero además han sido destacados por la revista Granta o por el Hay Festival como promesas de la literatura regional.

Entre los autores incluidos sobresalen los cuentos de Federico Falco, Samanta Schweblin, Ignacio Alcuri y Slavko Zupcic. El primero de ellos, “Flores nuevas” es un melancólico relato de un par de jóvenes que deben vivir juntos a los 15 años porque ella ha salido embarazada. Sin embargo, lejos de la moralina que sus padres les imponen, ellos siguen siendo niños dedicados a jugar y a preocuparse por “banalidades” como el vestido de XV años que ella ya no podrá usar o la fiesta a la que ya no podrán ir.

Por su parte, Schweblin en su relato En la estepa, construye un ambiente lleno de desasosiego en donde dos parejas se reúnen para contemplar a una mascota o un monstruo que una de ellas ha logrado cazar. Pero las costumbres raras de los anfitriones, así como la prisa de los invitados por ver a este ser hará que al lector se le tensen los nervios y sufra con el desenlace del relato.

Ignacio Alcuri, a su vez, logra en Sopa de pollo un divertido cuento donde lo mismo mezcla lo fantástico, con la ciencia ficción y el humor: un hombre acude a un restorán donde poseen una máquina del tiempo… En tanto, Amor que a otro puerto perteneces, de Slavko Zupcic, cuenta el afán de un joven por descubrir quién fue su padre y qué ha sido de él desde el momento cuando abandonó a la familia.

El resto de los autores incluidos no desmerecen la antología, además que brindan un panorama de lo que se está escribiendo en América Latina. De los 19 restantes, algunos han conseguido publicar en editoriales grandes o comerciales que han llevado sus libros hasta las librerías de México. Otros no, y de ahí otra de las cualidades de El futuro NO es nuestro (en su versión mexicana, pues el libro cuenta con ediciones en Argentina, Bolivia, Chile, Hungría, Panamá, Estados Unidos y Perú –cada uno de estos tomos editados por diferentes sellos editoriales-).

Oliverio Coelho, Giovanna Rivero, Santiago Nazarian, Antonio Ungar, Juan Gabriel Vázquez, Ena Lucía Portela, Andrea Jeftanovic, Lina Meruane, Alejandro Zambra, Ronald Flores, Tryno Maldonado, Antonio Ortuño, María del Carmen Pérez Cuadra, Carlos Wynter Melo, Daniel Alarcón, Santiago Rocangliolo, Yolanda Arroyo Pizarro, Ariadna Vázquez e Inés Bortagaray completan la nómina de esta muy buena antología. Si a la calidad de los cuentos seleccionados se agrega la excelente edición de Sur+, se tiene un magnífico libro que cumple con lo que ofrece, y de sobrada manera.

Trelles Paz, Diego (selección y prólogo). El futuro NO es nuestro. Nueva narrativa latinoamericana, Oaxaca: Sur+, 2011.