Mis mujeres muertas de Guillermo Fadanelli, premio Grijalbo de novela

Por Jonás “Eveready” Domínguez

El escritor galardonado de la edición de este año del Premio Grijalbo de Novela ha sido Guillermo Fadanelli por su novela Mis mujeres muertas.

El mismo día en que se dio a conocer el reconocimiento, dotado de 200 mil pesos, Fadanelli sostuvo una charla con el director de la Casa Refugio Citlaltepetl en la que habló de sus inicios como escritor en la revista literaria de estética romanticista/contracultural Moho, que fundó en la década de los noventa al lado de Naief Yehya (y que después se convirtió en una editorial de jóvenes narradores bajo la coordinación de Yolanda Martínez).
Habló además de su obra de ficción, la cual versa en dos temas generales: la urbe (léase los cuentos de Regimiento Lolita o la novela Hotel DF como ejemplo) y el temor al universo femenino, en el que la novela Lodo resulta ejemplar.

Ante el planteamiento de si prefería el rompimiento o la herencia en el mundo de la literatura (una nueva generación de narradores que lo emulen), Fadanelli se inclinó por responder: “Cualquier joven que quisiera llegar a ser Fadanelli está en vías del fracaso (…) Creo que el fanatismo en la literatura es desde mi punto de vista reprobable. Puedes ser fanático de tu mujer o de tus hijos, pero no de un escritor -y mucho menos de un político-. Esto no quiere decir que no sintamos admiración por ciertos escritores: cuando leí a Kafka, Onetti, Ibargüengoitia de inmediato me despertaron simpatía. La simpatía podría ser la relación universal entre seres que viven (aunque) también hay escritores que nos son terriblemente antipáticos, pero no voy a decir nombres porque no quiero más enemigos”.

Respecto a la novela premiada, Mis mujeres muertas surge, a decir del propio autor, de un personaje (Domingo J. Mancini) reflejo de sí mismo: “distraído, melancólico, de una lucidez apagada pero con momentos de luminosidad“, a quien sus hermanos (un médico y un abogado, ‘sinónimos del orden de la maldad’) “le habían asignado una misión de importancia capital: colocar una lápida en la tumba de la madre recién fallecida“.

Así, el jurado integrado por los escritores Julián Hebert, Eduardo Antonio Parra, Enrique Serna y el director de Random House-Mondadori México, Cristóbal Pera, otorgó el premio de la casa a Fadanelli por una novela “sobre la melancolía y la soledad humana“.

El Premio Grijalbo de Novela 2012 se suma a dos premios nacionales de Literatura que Fadanelli recibió en 1998 y 2003, por sus novelas La otra cara de Rock Hudson y de Narrativa Colima por la ya mencionada Lodo, respectivamente.