No tendrás casa en la puta vida, de Ismael Llopis Navarro

Por Sergio Loo.

Ismael Llopis Navarro (España, 1978) presenta una colección de retratos de aquellos quienes no tendrán casa en su puta vida: su generación. Una generación que creció con, por y pese al euro.


Por Sergio Loo

 

No tendrás casa en tu puta vida es una serie de retratos de jóvenes adultos, digamos, cerca de los treinta, una generación cuya solvencia económica no le permite un piso propio, son parte de una especie de fauna nómada que alquila y subalquila cuartos y, por tanto, son expuestos a la convivencia con seres tan estrafalarios como ellos mismos: pornoterroristas, fotógrafos, guionistas, camareros, estudiantes, nerds. Los hay de todo. Y los hay peores.

Este libro se trata, por una parte, de un trabajo intimista. Retratos, sujetos en su hábitat más libre: sus habitaciones. Sin maquillajes ni luces artificiales. Llopis ha enfatizado su propuesta al sólo trabajar con la luz natural de cada espacio, cediéndole presencia a lo aparentemente accidental, como lo puede ser la poca o mucha iluminación que cada habitante se procure en su recámara. Miran directamente al fotógrafo: no se pretende la objetividad sino la empatía. Y la logra. Podría arriesgarme a decir que sus mejores fotografías son aquellas que delatan la cercanía entre el modelo y el fotógrafo. Miradas cómplices donde el objeto de la foto parece llevar las riendas, el control. El fotógrafo no es un intruso sino un invitado. Y uno como espectador es bienvenido.

Por otra parte, un documental de primera mano. Ismael Llopis se ha hecho acompañar de diez testimonios, diez textos que van desde la anécdota de cómo reclutar compañeras lesbianas para una sana y divertida convivencia, hasta el infierno de las cucarachas, los compañeros intoxicados, sus padres alcohólicos de visita permanente. O, peor aún que vivir con un montón de extraños: lograr vivir solo.

Llopis, Ismael. No tendrás casa en la puta vida. Melusina, Barcelona, 2009.