Los Divinos, de Laura Restrepo

A principios de diciembre de 2016, en Bogotá, una niña indígena de siete años fue raptada, violada y asesinada por Rafael Uribe Noguera, un arquitecto de 38 años, miembro de una acaudalada familia. El horroroso crimen de Yuliana Samboní cimbró a la sociedad colombiana, que marchó y exigió un castigo al culpable y al entorno familiar que lo ayudó para salir indemne de este asesinato, el cual abrió un debate sobre la violencia extrema que se comete en contra de los menores en Colombia. Un debate que, por desgracia, no ha logrado evitar que más asesinatos se hayan cometido en los últimos años. Es este asesinato el que late en el núcleo de la novela de Laura Restrepo: Los divinos.

Los divinos es el retrato de ‘los Tutti Frutti’, un grupo de cinco amigos de clase alta del norte bogotano: ‘Hobbit’, ‘el Muñeco’, ‘Duque’, ‘Píldora’ y ‘Tarabeo’, jóvenes que se dan el lujo de observar al resto de la sociedad desde una vida sin preocupaciones en fincas, autos y mujeres hermosas a su alrededor. ‘Los divinos’, eso son ellos: guapos herederos de los privilegios que da la riqueza familiar.

Restrepo realiza así una mirada hacia el interior de las familias privilegiadas de Bogotá, una ciudad orgullosa de esa clase económica cuyos apellidos se pueden rastrear hasta el inicio de la época colonial. La llamada “gente de bien”. Pero la mirada de la novelista carece de concesiones, logra retratar la intimidad de cinco hombres criados para mandar, para ostentar e, incluso, para agredir sin sentir penas o culpas.

A través de la reconstrucción de sus recuerdos, ‘Hobbit’ será el encargado de contarnos esta historia de hombres que anteponen su idea de la amistad ante todo. ‘Hobbit’, cuyo apodo nos da cuenta de lo que piensan de él los demás amigos, porque es el extraño, ensimismado, lector, el que le gustan los videojuegos, el cine y que, por tener menos dinero es el menos privilegiado. Y sin embargo, ha sido aceptado para formar parte de este grupo, involucrado en el asesinato de una niña.

Será a partir de su propio relato que ‘Hobbit tomará consciencia de cómo sus amigos se han transformado a partir de algo que se fue torciendo con el tiempo. Lo importante sería no dejar de lado que ‘Hobbit’, es un narrador externo, alguien que no pertenece a la clase alta aunque ha tenido un acceso completo a su vida íntima.

Cada capítulo de la novela es el perfil de cada personaje y así podemos conocer a cada uno de ‘Los Divinos’ y, a través de estos retratos, Restrepo rastrea los miedos, odios y anhelos de la aristocracia bogotana. Logra describir de una manera brillante, hasta jocosa, su manera de hablar, su manera distante, fría, irónica, de comprender el mundo. Y de defenderse su mundo. Pero al mismo tiempo logra retratar los peligros del privilegio, los peligros del miedo, de la actuación en manada de los hombres para protegerse los unos a los otros tras verse envueltos en un crimen terrible, cruel, que los definirá como seres humanos.

Restrepo, Laura. Los divinos. Alfaguara, 2019.