Las peores listas de lo mejor del 2017 en México

Por Luis Bugarini.

De poco importaría integrar listas con lo mejor del año si los lectores no fueran la variable más importante de la ecuación. Muchos de ellos, al menos en México, en donde se lee tan poco que casi se hace por ceder a la amistad, se confían a ellas como si se tratase de un auténtico parámetro, ya no digamos de la calidad —que es subjetiva y varía de acuerdo al receptor de un producto escrito—, sino de lo que se lee en un momento determinado y hasta podría considerarse “de moda”.

En un ecosistema complejo en el que habitan editores, autores, críticos y lectores de todas las edades y condiciones, las listas deberían resaltar propuestas de calidad que no cuentan con aparatos de prensa, en lugar de ser otro acto confirmatorio de una relación que debe fortalecerse durante las fechas navideñas. O una confesión implícita de que se visita la librería apenas durante los dos últimos meses del año y se lee a golpe de martillo lo que aparece más a la mano.

El acto de integrar una lista, al saltar del ámbito privado al público, llega por fuerza a un terreno de valoración ética y, para quienes se dedican a la cultura o hacen de ella su principal medio de participación ciudadana, es fácil entender la lógica de grupos, de asociaciones de conveniencia para efectos de sobrevivir, así como de lealtades con objetivos sesgados. Sin embargo, igualmente quedan expuestos a sus efectos perniciosos los lectores con poca experiencia que acuden a la librería sin otra herramienta de valoración que alguna de ellas. Aquí la gravedad de allanarse a su ligereza.

Así, de ser un acto crítico en esencia, el armado de listas ha derivado en un parade de vanidades en donde apenas es imposible reconocer si dentro de las elecciones de tal o cual escritor, algo merece ser leído y más aún: adquirido en la librería. Porque las listas también son un asunto de dinero y distribución del ingreso. La velocidad con la que avanza el mundo del libro, así como los propios vicios que acarrea la tradición literaria, hacen difícil que las selecciones de los autores o críticos de ocasión vayan más allá de lo que se compró en las últimas semanas, según las recomendaciones de amigos y aún sigue en la cabecera, en espera de algún insomnio. El ejercicio crítico es más delicado y requiere de un análisis anual de validación y gusto. Se propone leer con fineza y lo más lejos que sea posible de los afectos y los manierismos que acaso se intuyen imperceptibles para los demás.

La lectura es una experiencia que admite una dimensión estética y, por lo mismo, desea compartirse con otros. Pese a la impresión de las lecturas al filo del año, el ejercicio crítico no se encuentra al alcance de todos y tampoco puede improvisarse. Hacen falta cualidades olfativas que no se desarrollan en semanas y menos aún con ceder a la histeria colectiva por los “títulos más comentados”, premiados en algún otro sitio del planeta (el despiste es universal) o porque inciden en algún asunto de actualidad.

En esta selección de diez listas, dentro de un aluvión que parecía no tener fin, se distingue la elección de los títulos en función de variables que no atienden sólo al ejercicio lector. En algunos casos actúa la comodidad, el facilismo o la performativa de un brindis por escrito. Pese a lo anterior, no se entra al fondo respecto a la calidad de las elecciones, que incluso podrían tenerla. Las cursivas son mías y se cuenta con registro de pantalla.

*

Publicada en Literal – Latin American Voices

La frase:

Elegí el libro … porque me resultó absolutamente conmovedor”.

*

Publicada en Sinembargo

La frase:

“…un reflejo de la escritura fragmentaria rompe los géneros, pero no deja de ser un gran esfuerzo literario de su autora…”

*

Publicada en Imagen Televisión

La frase:

“…es una novela que nadie se puede perder”.

*

Publicada en Horizontal

La frase:

Otra lista de los libros del año llena de arrepentimientos y amiguismos (visto por el lado bueno: antídoto a las listas corporativas; solipsismo o Gran Hermano)”.

*

Publicada en elSuplemento Cultural Laberinto de Milenio Diario

La frase:

Una colección de cuentos que nos revela que las pequeñas cosas son también objeto de la literatura”.

*

Publicada en Ibero 909

La frase:

Ahí mi 2017 y mi irresponsable tarea. Cualquiera en desacuerdo, favor de crear su propio juego ingenuo”.

*

Publicada en La Razón

La frase:

Aquí van los títulos que consideramos dejaron huellas por su incuestionable calidad literaria, no por el volumen de ventas ni por su popularidad“.

*

Publicada en Plumas atómicas

La frase:

“…el más reciente libro de … sobresale por una sensibilidad despiadada y una saludable desconfianza hacia los propios recuerdos”.

*

Publicada en Siempre!

La frase:

«Uno de esos críticos hostiles que nunca faltan se refirió a ella como “novela rosa” —que es como suelen definir los snobs a las novelas “de-a-de-veras».

*

Publicada en Crash

La frase:

Toda lista es enunciativa (se deja la puerta abierta a otras posibilidades), no limitativa”.

*

Mención honorífica: la lista publicada en Playboy México

La frase:

Nuestra gloria nacional literaria contemporánea, nos está acostumbrando a obras extraordinarias”.