Polleri, más que un extravagante

Por Astrud López.

El lanzamiento en México del volumen de cuentos La vida familiar motivó una charla entre los narradores mexicanos Daniel Rodríguez Barrón (Ciudad de México, 1970)y Adán Medellín (Ciudad de México, 1982) sobre la originalidad del escritor Felipe Polleri (Montevideo, 1953).

En el Centro Cultural Bella Época resaltaron el humor corrosivo del uruguayo, a quien es común presentarlo como “raro” o “de culto”. Rodríguez Barrón hizo hincapié en esta descripción para cuestionar “por qué sigue siendo extravagante el sentido del humor frente a temas que nos involucran, como lo es ser parte de una familia.”

En un comparativo entre la vida de escritor en México y Uruguay, comentaron que la solemnidad en la literatura mexicana impide llegar al nivel del sarcasmo polleriano. Medellín destacó: Polleripuede ser muy profundo e ir a la raíz de la sociedad, que es la familia y desgarrarla y jugar con las exageraciones expresivas pero sin dejar de mediar lo salvaje con dosis de ternura, como cuando se es niño: con toda la brutalidad del ahora, con la falta de buenos modales. Con su sinceridad destruye verdades sociales”.

Algo en Polleri que está presente en gran parte de sus libros es la figura del artista confrontado ante la sociedad capitalista; sin embargo, no se trata de un autor experimental sino de uno que ha creado una estética para dinamitar el establishment aburguesado, compartieron.

Desde la idea de derrota destila la irreverencia porque esa derrota propicia ver el maquillaje de la victoria“, resumió Medellín, para quien Polleri resulta tan empático, “porque aborda la confusión que todos tenemos de la realidad”.

Rodríguez Barrón complementó: “En estos diez cuentos lo que Polleri hace es derrumbar todas esas figuras estatuarias: la familia, el escritor, las ciencias sociales que te explican el mundo. De todo se ríe. Y quizás se ríe de sí mismo, porque la idea del ridículo siempre está en los demás, pero uno nunca la tolera para sí.”

Vivimos una gran batalla mediática con historias de conspiración y familias disolviéndose y Polleri enfoca toda esta visión apocalíptica del mundo con gran humorismo”, recordó el recién galardonado con el Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí 2017, al referirse a un cuento en el que se vende un terreno para construir un protectorado japonés de manera que, los uruguayos se quejan de esta situación, “eligiendo temas que rozan con el límite para hacer una sátira sobre Hiroshima”, añadió el autor del volumen Los mataderos de la noche.

Si algo distingue a Polleri es la incorrección política desde las ficciones breves, también habla de realidades trágicas, muy dolorosas“, a partir de una visión delirante, concluyó Medellín.