2017, el año del noir y criminal en México

Por Jonás “Eveready” Domínguez.

El Premio Nacional de Novela Negra “Una Vuelta de Tuerca” ha ido perdiendo presencia al abandonar la publicación de las obras galardonadas; sin embargo, este año el jurado otorgó a Bernardo Esquinca el XI galardón por la obra “Las increíbles aventuras del asombroso Edgar Allan Poe”, en franco homenaje al autor bostoniano, generando así una expectativa sobre el galardón que otorga el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes “a lo más destacado de la novela negra mexicana“.

Hablando de novelas destacadas, este año basta mencionar a Asesinato en el Parque Sinaloa, de Élmer Mendoza; Un pueblo llamado Redención, de Hilario Peña; La fiesta de los niños desnudos, de Imanol Canayeda y Casquillos negros, de Diego Petersen Farah, así como El emisario o la lección de los animales, ópera prima de Alejandro Vázquez Ortiz, como las cabezas de un catálogo de por sí inquietante que se ha venido conformando no sólo en los dos consorcios transnacionales sino en diferentes editoriales, como la cachanilla Artificios, que cuenta con su colección de bolsillo “En la mira”, que suma más de una docena de títulos de autores en pleno ejercicio y desarrollo.

Si una publicación resumiera el 2017 como un año de consolidación del noir, policiaco y criminal en México es el lanzamiento en formato libro de la adaptación de El complot mongol a novela gráfica, con guión de Luis Humberto Crosthwaite y trazos de Ricardo Peláez. El Fondo de Cultura Económica y el sello Joaquín Mortiz entregaron una edición que yacía en las profundidades del mito editorial, confirmando que la novela de Rafael Bernal es la obra pilar del género en nuestro país.
Otra novela reeditada por el FCE fue Linda 67. Historia de un crimen, thriller ambientado en la ciudad de San Francisco publicado en 1996, luego de que Fernando del Paso (1935) se convirtiera en un frecuente lector de la colección El séptimo círculo de la editorial EMECÉ, y que durante 30 años permaneció en el lado b de la prolífica y deslumbrante obra del Premio Cervantes 2015.

Lo peor del año para este género es el Premio de Novela Negra de la revista Horizontum, publicación que abandonó a la obra ganadora de la primera emisión, La conspiración en Jericó, de David Becerril Flores, así como también desapareció la convocatoria del concurso.

Algunas novedades vía España

A México arribó la serie SeisDoble, de la editorial vallisoletana Menoscuarto, laboratorio en el que se creó a ‘Sonia Ruiz’, una detective serial que tendrá diversas actuaciones acorde a la libertad creativa de diferentes escritores iberoamericanos. Al momento van tres entregas, la primera es Nada sucio, novela escrita a cuatro manos por el multipremiado Lorenzo Silva, creador de los investigadores ‘Bevilacqua’ y ‘Chamorro’ (que cumplieron su XX aniversario) y la poeta y narradora infantil Noemí Trujillo. Se trata de una novela negra con perspectiva de género para millenials, en la que el acoso laboral, la pornografía y la tecnología conforman una triada de peligro.
La serie continúa con El lado oscuro, relato de uno de los maestros de la novela negra en lengua española: Andreu Martín y tiene su tercer momento con El club de la élite, obra del creador de Una historia de policías y organizador del concurso literario ‘Policía y Cultura’, Esteban Navarro.

Akal renueva su colección Serie Novela Negra, en formato de bolsillo a dos tintas: amarillo y negro, que incluye clásicos de la novela policial de quiosco, desde Arthur Conan Doyle, hasta las antologías ¡Bang, bang, estás muerto! Vol. I y II, que reúne lo mejor del género. Luego de casi 40 títulos, “cambian los tiempos, por lo que la colección tiene una nueva cara”, dice Genaro Ruiz de Chávez. Para 2018 se cuenta con dos títulos de gran formato y autores jóvenes: Plato de mal gusto, ópera prima de Álvaro Aguilera Fauró (1985) y Ala de mosca, del también especialista en narcotráfico, Aníbal Malvar (A Coruña, 1964), autor de La balada de los miserables (Akal, 2012), Premio Violeta Negra 2015.

Vía Centroamérica

Lo más destacado de Centroamérica es el reconocimiento al escritor guatemalteco Francisco Alejandro Méndez Castañeda (1964) con el Premio Nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias”, creador del comisario maya quiché ‘Wenceslao Pérez Chanán’, así como de diferentes novelas por entregas que forman parte de su tríptico Trópico de Thriller.

Desde Costa Rica llega Detective QR y el adorno desaparecido (2016), un libro híbrido que aprovecha el código QR para darle pistas al lector para completar su pesquisa sobre dos misteriosos por lo que hay cuatro alternativas para la solución final. Su autor, José Roberto Sarabia escribió esta obra en un lenguaje neutro buscando romper la barrera de género.

Entre el género policial y el thriller sicológico, la novela ganadora del Premio Centroamericano y del Caribe de Novela “Roberto Castillo” 2015Los días y los muertos, de Giovanni Rodríguez (1980), nos presenta a un detective centroamericano en el borde de la inseguridad que asola las calles de la capital industrial hondureña considerada como “la ciudad más violenta del mundo“.