Elogio del Maracanazo, memoria emotiva de un hincha

Por Jonás Eveready Domínguez.

Conformado por diez cuentos en los que el futbol enlaza las relaciones afectivas de los personajes, Elogio del Maracanazo llega a México a través del sello librosampleados y su acercamiento a la narrativa sudamericana.

El volumen es el segundo de cuatro libros de narrativa que el escritor y periodista chileno ha publicado en el último lustro. “Comencé a escribir estos cuentos pensando en mi familia, en los temas que tenemos en común“, compartió el autor ante decenas de estudiantes de la UAM Azcapotzalco, plantel al que asistió a conversar sobre autoedición, cine y literatura. Dos días después, en el Centro de Creación Literaria “Xavier Villaurrutia”, dijo: “el fútbol es algo que me unió con mi gente: con mi madre, mis amigos“, de allí que parezca que el balompié es uno de los temas más relevantes en su vida.

Al hablar de futbol reconoció ser “una especie de traidor porque de niño le iba a otro equipo. Ahora le voy a la Unión Española porque es el equipo al que le iba mi madre, al que íbamos a ver a los estadios y claro, es parte de mi memoria emotiva; justo lo que hace que el fútbol sea tan requerido como motivo literario en las páginas de estos cuentos“, aclaró.

Minutos antes, el narrador Aldo Rosales Velázquez comentó que los personajes de Elogio del Maracanazo no pisan la cancha, sino que “se encuentran en el terreno del recuerdo” (…) mostrando un amor verdadero por el futbol, así como su parte más bella. Ortega justificó: “El libro se instala a contar historias desde la vereda del hincha, por eso hay pocas narraciones de lo que sucede dentro de la cancha, porque es el instante (que viven los personajes) asociado a su tribu.”

A cuatro años de su publicación original en Chile, Elogio del Maracanazo representa su primera colaboración con un sello editorial. Ortega recordó que la presente edición mexicana lo acercó de nueva cuenta a aquel libro que auto publicó en 2013 en Chile, primero en su relectura, luego en la revisión de todos los cuentos y finalmente en la inclusión de un nuevo relato, narrado “en español-chilango”.

Es un libro que todavía me emociona porque se instala en una parte de mi biografía en la que tenía una vida completamente diferente a la de hoy; y aunque el fútbol siempre genera prejuicios por la violencia y el marketing a su alrededor, el juego mismo, como metáfora de la vida, es una cuestión muy pura“, aseguró.

Amante fiel de la cultura mexicana, principalmente de su cine, Ortega Contreras asegura que la relación entre Chile y México es como la de dos primos-hermanos. Entre las coincidencias señaló que ambos “son países en los que prevalece una relación intensa entre madre e hijos, al punto de sufrir mamitis”, comentó el también autor de Las canciones que mi madre me enseñó (2016), título que robó a la autobiografía del actor Marlon Brando.