#Antártida: Francisco Alejandro Méndez

Blog: Antártida
Los cinco libros que Francisco Alejandro Méndez* preservaría en el fin del mundo.

Lindo pensar que nos queda poco, que el tiempo avanza inexorablemente y que la distopía, finalmente se hará presente, por eso, hay que escarbar en la biblioteca, botar, hurgar hasta encontrar los libros que nos salven de la inminente catástrofe. Huyamos con ellos, quizá nos sirvan de escudo, quizá nos ayuden a atravesar los mares, volcanes y ríos. Corramos, pues.

Un largo adiós (Raymond Chandler)
Es una de las novelas a las que le profeso devoción. ‘Marlowe’ es un experto en mostrarnos que los caminos no necesariamente son los correctos si no tomamos ginebra.

Antes que anochezca (Reynaldo Arenas)
Una novela que golpea a todo aquel que no tenga el corazón blindado. Un ser que lucha por escribir, escribir, escribir, es.cri.bir.

Mulata de tal (Miguel Ángel Asturias)
Quién no ha asistido a un feria de pueblo con la bragueta (cremallera) abierta. Si no les ha ocurrido, a ‘Celestino’ sí. Su pacto con el demonio, su mulata, todo está lleno de realismo más que magia.

Altazor. Viaje en paracaídas (Vicente Huidobro)
Los parasubidas son aquellos artefactos que nos salvan de las caídas inminentes hacia la vida misma. Sin embargo, cuando se es un pequeño dios, cualquier adjetivo de Huidobro, siempre nos salvará.

Los chicos de las taquillas (Ryu Murakami)
La imaginación va más allá de la corta visión de Guilliver, el cocodrilo que escuchaba a Bowie. Un texto trepidante y digno de ser salvado del fin.

*Francisco Alejandro Méndez (1964), Guatemala, creador del comisario ‘Wenceslao Pérez Chanán’; entre sus novelas Saga de libélulas (2017), Juego de muñecas (2012), Completamente Inmaculada.