Sobre Los días y los muertos

Por Astrud López.

Domingo 27 de agosto. 10AM en punto. El escritor hondureño Giovanni Rodríguez (1980) y Mario Hernán Mejía, director de Cultura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) esperan impasibles a los asistentes a la muy formal presentación de la obra galardonada con el Premio Centroamericano y del Caribe de Novela “Roberto Castillo” 2015: Los días y los muertos en el salón 1 de la I Feria Internacional del Libro Universitario (Filuni).

Publicada por la Editorial Universitaria de la UNAH en 2016, la novela transcurre en San Pedro Sula, la capital industrial hondureña considerada, desde hace unos años, como la ciudad más violenta del mundo. Hernán Mejía cuenta que, “más allá de los tópicos que pudieran surgir de tal selección, la trama se asienta en la figura de un periodista con ambiciones literarias“, a quien se identifica sólo por su apellido, ‘López’, y quien decide investigar por cuenta propia sobre un “escabroso crimen” pasional, de manera que “inicia un viaje a los bajos fondos de la ciudad, valiéndose de su relación con la policía para obtener información confidencial“, aunque luego será sorprendido ante “la puesta en libertad” del homicida, “favorecido por la proverbial torpeza de investigación de las autoridades policiales“.

Mejía recordó que críticos hondureños como Hernán Antonio Bermúdez y Mario Gallardo definieron a esta novela como un artefacto literario, por lo que el lector se encuentra “ante una obra que utiliza una gama de técnicas formales que contribuyen a captar con cruel ironía esa Honduras que aquí deriva en geografía existencial” expresó Mejía.

Sobresale la ausencia de un sentido unitario y se impone, en su lugar, el peso del mundo disgregado, de manera que la visión que Rodríguez brinda del momento histórico referido es crítica y el diagnóstico fulminante pues lo irracional se da en estado bruto“, comentó a los asistentes.

Dijo que para la académica Sara Rolla, la novela de Giovanni Rodríguez “flirtea con el género policial pero también con el thriller sicológico“, de esta manera Los días y los muertos suma el tono mediático a un ritmo de género negro para ofrecer “una incursión en los terrenos de la inseguridad y en los terrenos flagrantes que definen desde hace un par de décadas el devenir de los países centroamericanos, principalmente, del denominado Triángulo Norte compuesto por Guatemala, El Salvador y Honduras, tres países que presentan problemáticas comunes en cuanto inseguridad y violencia por diferentes causas, motivaciones, etcétera, como la ruta del narcotráfico, condiciones de pobreza, que pueden analizarse a detalle“.

La novela fue premiada por decisión unánime por un jurado internacional integrado por los escritores Oscar Núñez Olivas de Costa Rica, Manlio Argueta de El Salvador y Leonel Alvarado, escritor hondureño residente en Nueva Zelanda.