El lado oscuro del deseo

Por Astrud López.

Interrogada a dos frentes, por el escritor venezolano Alberto Barrera Tyszka (1960) y la narradora mexicana Fernanda Melchor (Veracruz, 1982), Julieta García González (Ciudad de México, 1970) habló anoche de su segunda novela, Cuando escuches el trueno (Literatura Random House, 2017) hasta que, literalmente, quedó sin palabras.

julietaGG12

Tras 13 años sin entregar una novela a los lectores, García confesó que no había publicado un nuevo relato extenso al que comparó con una película, debido principalmente, a que no se lo había propuesto ya que prefiere la extensión del cuento, símil a una fotografía, “quizá sea eso o no sé“, dijo.

Para Barrera Tyszka, García González “ha escrito una magnífica novela de amor en contra del amor; una gran novela sentimental a propósito de la perversión de los sentimientos; y por si acaso existe la literatura femenina, también ha escrito una excelente novela de literatura femenina” al narrar “desde el cuerpo, los deseos y los miedos de una mujer”.
Por su parte, Melchor reconoció el oficio y la sensibilidad de la autora al “hacer participe a los lectores de un conglomerado de emociones difíciles de dirigir” ya que el personaje principal es arrastrado “a un lugar donde la violencia se confunde con el placer y el deseo con la humillación; y nosotros como lectores devoramos estas escenas porque (la autora) logra hacerlas irresistibles”.

Cuando escuches el trueno se adentra en la vida y emociones de un personaje que forma parte de un grupo de jóvenes herederos, emprendedores en el campo de la publicidad: ‘Ana’, una mujer guapa aunque más cautivadora que bella. Es “una mujer de apetitos” pero tras conocer a ‘Héctor’ su vida cotidiana se ve transfigurada.

Las obsesiones, la soledad, la sumisión son los puntos de quiebre de este personaje. “Ella es una controladora total, y este cuate es más controlador y a la hora de las relaciones sexuales quería que fuera muy obvio la pérdida de control y que ella no tenía manera de retomarlo y (el personaje) no sabía cómo manejarlo”, explicó la autora.

Añadió: “Pude ver que lo poco frecuente es poner el dedo y señalar que las mujeres decidan someterse porque en la entrega, hay una sensación que es casi emocional pero no afectiva. La entrega hace sentir pertenencia y creo que eso le pasa a Ana”.

Escrita de manera fragmentada, en escenas, la novela está dividida en dos partes (Fiestas y Habitaciones), y en dos tiempos. “Tenía muy claro que quería tener una diferencia estructural entre la Ana de la infancia y la de la adolescencia y la de la adultez”. Para esta última, tuvo la intención de transmitir “esa sensación desesperante y angustiante de quien está inmerso en una relación que no puede definir pero de la que no se puede zafar y a la que se metió de manera voluntaria”, comentó.

cuandoescuches

La ambivalencia emocional al sentir un odio pleno y un amor no declarado fueron el leit motiv para el nacimiento de la protagonista, personaje cuya psique además, guarda una correspondencia con la poesía de Anna Ajmátova (1889-1966).

Garcia González compartió que la escritura de Cuando escuches el trueno tuvo lugar en salas de hospital, durante la enfermedad del padre de la autora. “Estar en un hospital, donde parece que las cosas van a mejorar y no mejoran, hizo que (la novela) tuviera un cariz diferente y que Ana no tuviera un momento de felicidad porque yo no podía transmitir sino una sensación de desesperanza y desesperante, a la vez”, aseguró.

“A pesar de que Ana no tiene una historia feliz, para mí fue una salvación. ”