Todo y nada, de Saúl Ibargoyen

lo bien poco es más que lo mucho nada…”

No hay manera de deshacerse de este relato en la que tres generaciones de una dinastía que, entre sus preceptos sostiene ser una raza cósmica superior buscan apropiarse del control de las bolsas bursátiles a través de una industria cafetalera, fundada por el abuelo del protagonista de esta espléndida novela, ‘Don Marcial Hudson’, mujeriego de cepa que atinadamente creó una infusión adictiva de nombre Kawa -en honor al dios del café-, que le garantiza consolidar una fortuna como para proveer a cinco generaciones enteras y, por ende, el poder para ser influyente en ámbitos económicos y políticos de cierto país en desarrollo (con personajes plenamente identificables).

La más reciente novela de Saúl Ibargoyen, anunciada ya como su última incursión en el género, está narrada con un leguaje inclasificable y siempre provocando un ambiente de andrómina por el hijo bastardo de ‘Don Marcial’ de nombre ‘Alcibíades’, heredero del imperio cafetalero y padre del nenito Micki’ (su piedra en el zapato) quien lleva una vida escabrosa resultado de una formación basada en el consentimiento y una herencia de abolengo donde la disciplina y los afectos nunca fueron prioritarios. Su presencia es perturbadora y se muestra como el eje conductor de ésta desalmada parodia. Sus afecciones, vicios y excesos lo abocan a una bacanal continua de inmoralidades, derroches y perversiones. Su padre no parece escandalizarse de sus comportamientos, pero una gota colma el vaso: ‘Micky’ conoce en una de sus fiestas a una hermosa mujer que lo cautiva y a la que pide matrimonio, lo cual desencadena una intriga familiar digna de llevarse a la pantalla chica.

ForroMemorias_nuevo

Todo y nada se distingue por su tránsito de lo confuso a lo certero, de lo grotesco a lo cordial, de lo plano a lo sinuoso; es decir, el autor tiene la capacidad para narrar hechos superficiales y carentes de lógica así como para saltar a la intimidad de esta familia acaudalada que mordazmente sufre envestidas de desintegración y violencia familiar.
Lo grotesco de sus protagonistas es el hilo conductor en la convivencia cotidiana de la estirpe ‘Hudson’, la cual tuvo todo para derrotar adversidades y nada hizo para conseguirlo.

Esta tragicomedia es un repaso sin tapujos de lo empobrecido de una sociedad en subdesarrollo donde prevalece la doble moral, una mediocre clase política y los irrisorios comportamientos de la llamada ‘gente bien’ y su egolatría divina.

Ibargoyen, Saul. Todo y nada. México: Sediento ediciones, 2015.