Antonio Ramos Revillas

antonio_ramos_revilla_fsm_3590b

Jonás “Eveready” Domínguez.

Narrador a fondo, editor y promotor de la lectura son las habilidades que definen el quehacer literario/editorial de Antonio Ramos Revillas Revillas (Monterrey, 1977).

La violencia en lo cotidiano, mientras que los miedos básicos son parte del constructo con el que reviste a sus personajes, que viven en eterno conflicto interior.

En su primer volumen de cuentos, Dejaré esta calle (Premio Nacional de Cuento Joven “Julio Torri” 2005), personajes en condiciones desfavorables se revelan contra la cotidianidad, buscan un momento de fuga, ahí donde la redención ya parece imposible. Con esta colección de relatos da una muestra del arsenal de recursos narrativos con que desde muy joven contó, siguió ejercitando y que se convirtieron en la materia prima de sus ficciones. Dejaré esta calle alberga los ecos de una obra.

En 2013 publicó dos relatos que tuvieron una notoria repercusión internacional. Por un lado, su libro La guarida de las lechuzas) mereció el International Latino Book Award en la categoría mejor libro de ficción para jóvenes. La historia indaga en la violencia y las relaciones de poder que existen entre los chicos de secundaria. Habla también del deseo por ser aceptado.

De sus libros infantiles/juveniles Mi abuelo el luchador es quizá uno de los más enternecedores. La historia tiene dos fuentes: por un lado, las películas de luchadores que cada fin de semana sus abuelos veían en el televisor, así como esa idealización del hombre que, comúnmente se piensa, puede vencer a todos.

El libro está ilustrado por Rosana Mesa Zamudio y fue seleccionado por el Banco del Libro de Venezuela como uno de los tres mejores originales en su XXXV edición del premio a los Mejores Libros de Lengua Española. Ese mismo año, en 2014, fue mención de honor del International Latino Book Award dentro de su categoría de Best Children’s Fiction Picture Book.

Audaz e imaginativo, Ramos Revillas narra el momento en que ‘Ignacio’, un luchador que usa una máscara que es como un sol con rayos rojos, afronta su mayor reto en la vida; la trama no resulta extraña pues en el total de su narrativa, incluyendo sus novelas El cantante de muertos (2011) y Los últimos hijos (2015), los personajes se enfrentan siempre a algo que los supera, siempre partiendo del binomio de la figura patriarcal y la muerte.

En su primera novela, El cantante de muertos, exploró la intimidad de una herencia que no se desea, el legado que se desprecia mientras se desconoce. También profundizó en la intimidad de una pareja que debe enfrentar la enfermedad y la desesperación. Un fragmento de este libro fue traducido al inglés para darlo a conocer junto con otros autores que fueron electos para participar en la iniciativa México 20, en el marco del Año Dual México-Gran Bretaña.

Asimismo, ha recreado las leyendas de Monterrey y las ha puesto al alcance de los niños gracias a sus libros El norteño mágico y Seres Mágicos del Nuevo Reino de León, en los que combina historia con mitologías de su invención.

Monterrey también es sede de su aventura editorial: 27 Editores, sello que funciona como un puente a la literatura creada en la entidad.