#revistadehorror 2

Por Jonás “Eveready” Domínguez.

rev2

A decir de los especialistas del género, el horror debe provocar miedo. Y el primer miedo de la humanidad, el que está enclavado en nuestro ser desde siempre (si pensamos que no hay inicio ni final), es el temor a lo desconocido. Lo que no entendemos aún. Lo que se escapa a la razón y a lo terrenal, lo que sumerge desde la caverna de un yo que también nos resulta extraño. Miedo al fantasma que convive en nuestra mesa, pero también miedo a los niños que matan convencidos y sin duda, casi con pasión, una pasión que puede provocar cierto encanto. De esa caverna misteriosa emerge un yo al que tememos por sobre todas las cosas, un yo desconocido que hubiera sido capaz de… (algo que ni siquiera podemos mencionar) pero se conforma con admirar -en el deleite de ese morbo que provoca la literatura bien contada- a aquellos personajes que sí lo hicieron…

El horror fantástico está excedido en esta segunda entrega de la #revistadehorror, dicen sus editores. Se le excede desde la acción de elegir los contenidos, los cuales, si bien sugieren una búsqueda de alta calidad narrativa (asunto siempre subjetivo, sobre todo cuando de estética se trata), “no fueron seleccionados exclusivamente por el buen hacer del autor, sino por la posibilidad de hallar una diferencia estructural y temática a la hora de abordar el horror, terror o suspenso“.

Buscamos lo diferente, la ausencia de ese halo pop del terror-horror anglófono. Buscamos la selva y los desiertos del continente y su lenguael españollogrando un número iberoamericano verdaderamente único“, define el también narrador Hugo César Moreno.

Con gran fruición nos adentramos en textos que nos llevan por caminos tremebundos y oscuros, donde disfrutamos de crímenes sangrientos, de fantasmas, o de monstruos que vienen de dimensiones desconocidas. Todo esto lo podemos encontrar en la #revistadehorror, en cuyas páginas bullen historias de autores del ámbito Iberoamericano“, describe Roger Vilar, narrador que abre y cierra este número.

El ejemplar, que se presenta el próximo miércoles 18 de noviembre en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, de la Condesa, reúne relatos breves, minificciones y fragmentos de novela, en su mayoría inéditos, de autores como David Roas (España), Gabriela A. Arcienegas (Colombia), José María Marcos, Gabriela Vidal (Argentina) y Ramiro Kestler (Guatemala); así como de los narradores mexicanos César Cortés Vega, Cecilia Eudave, Edgar Omar Avilés, Alejandro Herrera.

Es complicado comentar el contenido sin caer en la desgracia de ofrecer spoilers. En #revistadehorror encontramos diferentes tipos de horror, pero siempre asociados a una buena dosis de drama; de realidad contundente. Nunca el horror por el horror. En ese sentido las historias son un ejercicio de escritura comprometida con el lector que nos permite saber lo que ocurre en la mente de quien las vierte; no sólo por medio de su estilo, también de su sensibilidad.

Como define la narradora Gabriela Vidal: “Tal vez el horror sea el reflejo de nosotros mismos en un espejo que no vamos a mirar a lo largo de una vida. Porque sólo somos capaces de leerlo y, quizás, contarlo. Nada más“.

En este número encontramos drama sobre lazos fraternos en Castillos de Arena de Lourdes Laguarda, La Construcción del Oficio de Javier Caravantes ó Chanchos, de Vidal. También el horror ligado a circunstancias más cotidianas como Sinnerman, de Roger Vilar (Cuba-Mx), El Degollador, de Carlos Calderón (Perú) o Cateo al Sonora, de Javier García; historias cuya crudeza puede habitar sin problema cualquier lugar del mundo. No falta una dosis de humor a cargo de las (Mini)Fricciones que ofrece Enrique González Cuevas o el perfil diabólico de un sacerdote en Parque avendaño, de Pablo Toro (Chile).

Una dosis extraordinaria del horror contemporáneo iberoamericano, con una rica variedad de estilos narrativos, situaciones y ambientes. Dice Laguarda: “Página tras página, #revistadehorror hace honor a su nombre y nos recuerda que el horror no depende de nada: es un fin en sí mismo“.

Pueden apostarlo, este número, al igual que su antecesor, pero con mayor conocimiento de causa, es único y no encontrarán algo igual en entre la oferta nacional o extranjera. Ante esto, dice Moreno, “en librosampleados nos sentimos aterrorizados: ¿lo lograremos el próximo año?”.