Entrevista a Walter Jay, editor en De Otro Tipo

Por Jonás “Eveready” Domínguez.

El origen de Editorial De Otro Tipo se remonta a una convocatoria para publicar nuevas voces bajo el lema “Se busca escritor”. Con tres ediciones, el sello, dirigido por Walter Jay, ha ofrecido seis publicaciones, principalmente novelas breves, entre ellas destacan: El sucio arte del décimo Haiku, de José Luis Hernández, así como Habitantes de la noche, del periodista y escritor cubano nacionalizado mexicano, Roger Vilar, y Una muerte inmejorable, del novelista Jesús Ortega Rodríguez, mejor conocido como Pterocles Arenarius.

Con un retraso en la publicación de la nueva tanda de novelas galardonas en 2016, el también actor, psicoanalista y novelista conversó con SuplementodeLibros sobre la labor y expectativas de esta joven editorial, fundada en 2013.

¿Cuál es el espíritu de la editorial?
Hacer las cosas de manera diferente en todos sus procesos, desde aprender a mirarla como un sueño personal pero administrándola como la empresa que es y apostar a que perdure en un mercado en extremo complicado, y hasta una mayor participación del autor en la producción de su texto y sobre todo en la búsqueda de lectores. Sin deseo de competir, con espíritu de encuentro que apuesta a que logremos crear sinergia con los años y lograr un mercado editorial mexicano con fuerza. Lamentablemente el mercado editorial independiente está fragmentado y eso le quita muchas opciones. Y en el lado creativo busca el impulso conjunto de las diferentes disciplinas por un fin común, compartir el pensamiento y la emoción que retroalimente. Hacer las cosas “de otro modo”, como dirían nuestros amigos de La Jornada.

¿Existe alguna correlación entre las novelas publicadas por DOT?
Es pronto para verse, producimos muy poco y en varias colecciones. Aunque todas son voces mexicanas (tenemos a un autor nacido en Cuba, pero naturalizado mexicano), eso sin contar con que la mitad de nuestra producción proviene de la convocatoria, y ahí intervienen dos factores: que apostamos a cualquier tema y damos libre acción al jurado para elegir la obra. Así que apostamos por cualquier texto, en cualquier género, que apueste por lo bien hecho. Lo que buscamos es literatura que además de entretener genere un pensamiento crítico. La sola entretención, sin que el autor se manifieste en su obra, no me interesan, pero seguimos en la búsqueda y adaptándonos a los cambios.

Tras publicar dos novelas de Roger Vilar ¿tienen pensado trabajar a largo plazo con algún otro autor?
Sería estupendo, pero por ahora no es del todo factible. De Otro Tipo publica poco y la mitad de su producción se obtiene mediante la convocatoria, así que queda un mínimo margen para mantener a algún autor en particular. Hay autores muy prolíficos y seguirles el ritmo en producción no es fácil, otros publican en diversos sellos y algunos otros tienen trabajos de largo aliento que aún no puede asumir la editorial. Aunque no nos negamos a publicar de nuevo con alguno de nuestros autores por la calidad que mantienen en su trabajo, como A. E. Quintero, pero ya el tiempo y el presupuesto lo dirá.

¿Hay algún libro o autor(a) que te interese publicar en lo particular?
Un autor u obra en particular no, pero si llega a nuestras manos un manuscrito con buena calidad buscaremos la forma de no dejarlo ir. Tengo la impresión de que muchos autores escriben con urgencia de ser publicados y se nota en las obras, porque no alcanzan el peso necesario para perdurar en el tiempo, y en una época donde el acceso a la información se ha vuelto tan sencillo y tan basto, es una desventaja. Buscamos autores más ocupados en su obra.

wjay

Es un lugar común que, a las editoriales, no les interesa publicar libros de cuentos, ¿DOT piensa incursionar en este género?
Sí publicaremos cuento. Iniciamos con una serie de minipublicaciones individuales de autores guerrerenses. Por otro parte, me encantaría que en uno o dos años más nuestra convocatoria sume a su búsqueda cuentos con miras a una antología.

Comentas que el panorama editorial “independiente” está fragmentado; te identificas con algún otro sello?
Hasta ahora no, pero debe ser en gran medida porque no las conozco lo suficiente y nosotros apenas vamos iniciando nuestro segundo año de publicaciones. Ya lo iremos viendo con el tiempo, sin embargo, hay algunas editoriales en las que más que identificarme, reconozco lo bien que han hecho su trabajo y nos motiva a seguir en la búsqueda propia, por ejemplo Almadía, que ha logrado encontrar solidez en el mercado; Ficticia, que ha hecho un buen ejercicio de congruencia. Quizá como ejemplo constancia y perseverancia a lo largo de décadas en un país en crisis permanente está Era. Aunque sin duda, toda editorial que apueste, sin los vicios comunes del mercado o la malicia personal, a la cultura, es una editorial con la que nosotros podremos identificarnos.

Finalmente publicarás tu segunda novela bajo el sello de DOT. ¿No es un riesgo la autoedición?
No lo sé, en México también es un riesgo publicar con independientes, hay mucha trampa, mucha desorganización y mucha incertidumbre. Evidentemente no todas, pero el riesgo está, y esta novela encajaba muy bien con la propuesta de la editorial: obras breves que generen crítica, así que preferí publicarla en De otro tipo y zanjar dificultades. Aunque más allá de quién edite tu texto, la obra debe hablar por sí sola, si no dice es peor riesgo.

¿Qué significa para ti la edición de libros?
Cada obra tiene una identidad, una esencia de la que pueden desprenderse elementos que nos sirvan para darle un formato material. Luego, con esa mirada se coordinan todos los elementos que convergen en la hechura del libro. Así, cada elemento que lo conforma abona a su propia naturaleza. Esa es la manera en que me gusta acercarme al concepto de libro objeto y con el que soltamos el mensaje del autor. De este modo, cada uno de nuestros libros refuerzan su singularidad y me parece que facilitamos la tarea de encontrar a su lector.

Qué tan útil es la psicología en tu labor de editor
Ayuda en todo, la verdad. En mi labor como editor me ayuda a encontrar los canales de comunicación más claros entre el autor y su obra, a la hora de editar. A no personalizar. Y es mucho más fácil detectar disonancias en el comportamiento de los personajes, a darles mayor unidad.
La psicología es un puente que te permite acceder más fácil en otras disciplinas. La complejidad de la mente siempre me ha atrapado, desde ahí me muevo de una profesión a otra, aparece en los personajes, en el modo en que crean su realidad con sus decisiones y determinadas circunstancias, tanto en papel como en un escenario o en el diván; buscar la comprensión de la realidad del otro. Incluso en la pintura, que te va reflejando mucho de ti mismo.

¿Cuál es su expectativa a largo plazo?
Perdurar, sin duda. Con un catálogo, sin bien no muy extenso, que sea un catálogo que apueste por lo bien hecho, por el trabajo, que sea de interés, con propuestas de temática diversa. Y como deseo personal, en breve me gustaría abrir nuestro catálogo al psicoanálisis, semiótica, lingüística y obras clásicas que sumen al estudio de la palabra y al pensamiento crítico que abone al ejercicio de la conciencia y condición humana.