Una propuesta de la fisonomía de la literatura mexicana de los siglos XX y XXI

Por Claudia Guillén.

En esta fechas se ha vuelto una costumbre llevar a cabo listas que destaquen los libros publicados durante el año. Considero que es una muy buena forma para que algunos lectores se acerquen a esos títulos. Sin embargo también creo que toda lista dejará fuera a muchos autores que han producido obras de gran factura literaria. Por ello propongo este ejercicio, atípico, de los libros de autores nacionales que han sido fundamentales para mí, a la vez que autores han consolidado una voz narrativa fuerte y sólida.

Mi interés por la literatura mexicana viene quizá por herencia, así como por un placer muy particular por ver cómo se ha ido gestando la tradición de nuestras letras. Por ello si yo tuviera que recomendar algunos libros, como lo hago en muchas ocasiones con amigos y alumnos, me interesaría que esta lista sea una suerte de geografía de lo que para una servidora ha sido parte esencial de la tradición literaria mexicana, sin que con ello quiera decir que no queden fuera autores y libros notables para muchos.

Así que ahí va una lista de algunos títulos y autores que pienso son lecturas importantes para comprender el complejo proceso de lo que hoy llamamos literatura mexicana.

El evangelista, de Federico Gamboa.
La sombra del caudillo, de Martín Luis Guzmán.
Pedro Páramo, de Juan Rulfo.
Balún Canán, de Rosario Castellanos.
Ulises criollo, de José Vasconcelos.
El luto humano, de José Revueltas.
Al filo del agua, de Agustín Yáñez.
Aura, de Carlos Fuentes.
Recuerdos del porvenir, de Elena Garro.
La señal, de Inés Arredondo.
Batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco.
Los albañiles, de Vicente Leñero.
Porque parece mentira la verdad nunca se sabe, de Daniel Sada.
Protagonistas de la literatura mexicana, de Emmanuel Carballo.

Hay autores contemporáneos por los que siento gran empatía estética. Aquí van sus nombres y ya el lector, quizá, podrá elegir si se acerca a sus novelas, cuentos o ensayos:

Juan Villoro,
Rafael Pérez Gay,
Luis Miguel Aguilar,
José Joaquín Blanco,
Álvaro Uribe,
Enrique Serna,
Guillermo Fadanelli,
Hector de Mauleón,
Armando González Torres,
Rosa Beltrán,
Ana García Bergua,
Eduardo Antonio Parra,
David Toscana,
Cristina Rivera Garza,
Patricia Laurent,
Norma Lazo,
Guadalupe Nettel,
Socorro Venegas,
José Mariano Leyva,
Luis Felipe Lomelí,
Luis Jorge Boone.

Respecto a los autores más jóvenes no me atrevo a mencionarlos pues necesito tiempo para ir asimilando su voz narrativa y lo qué buscan en términos artísticos.

Espero que estas líneas sirvan como un sencillo acercamiento a los libros y los autores mexicanos de los siglos XX y XXI.