De tres en tres: el sistema literario mexicano

De tres en tres
Por Miguel Ángel Hernández Acosta.

El sistema literario mexicano

Existe la idea de que la literatura es un campo donde los mejores valores que enarbola la humanidad se manifiestan. Además, los escritores son cultos, honestos y no pelean a menos que sea por cuestiones intelectuales o por defender a los desprotegidos. Sin embargo, quienes habitan el sistema literario mexicano pueden decir lo contrario. ¿Cómo se comportan sus integrantes: editores, escritores, publirrelacionistas, mercadólogos, libreros…? ¿Cómo se puede pertenecer a esta élite que siempre intenta hacerse pasar como si perteneciera la masa?
Acá tres acercamientos.

Este libro encumbró y dio nombre a una generación de escritores que nació en la década de los sesenta y que quizá haya sido la última que se enfrentó al sistema literario mexicano encabezado por un solo tlatoani. Fueron tal vez los últimos que cometieron parricidio porque los que le siguieron ya no tuvieron un padre a quien matar: Octavio Paz había muerto en 1999. “Los enterradores, además de palear, han de echar abajo las últimas trincheras de contención de los padres y hacer frente a una paradójica disyuntiva: mantener la esencia monárquica del núcleo del Continente Narrativo Mexicano con el objeto de heredarlo o agrandar las grietas para hacerlo polvo al fin”.
Además de describir cómo se podía entrar a ese gran Continente, los autores hicieron una apuesta por otros escritores que serían protagonistas en la literatura mexicana. Tal vez fueran obvios o quizá no, pero en la mayoría de los casos atinaron. De los mismos autores, y con el mismo título, se publicó un segundo volumen donde hicieron estudios de caso con los autores que ya conformaban parte del Continente por ellos descrito: Jorge Volpi, Ignacio Padilla, Cristina Rivera Garza, Ana García Bergua, Patricia Laurent Kullick, Ana Clavel, Mario González Suárez, Ricardo Bernal y David Toscana, entre otros.
La generación de los enterradores es una autopsia al sistema literario mexicano del siglo XX y, al mismo tiempo, es el primer intento por canonizar a los deudos de ese sistema.

Chávez Castañeda, Ricardo y Celso Santajuliana. La generación de los enterradores. Expedición a la narrativa mexicana del tercer milenio. México. Nueva Imagen, 2000.

El académico Fernando Escalante Gonzalbo comienza por aclarar que el mundo de los libros es un negocio. Por ello, todas las actividades que hay alrededor de este objeto se traducen en prácticas de mercado, en la relación del lector y su público, así como en la evolución de la industria del libro. Al mismo tiempo, con ayuda de cifras, desmonta muchos de los mitos que hay alrededor de la lectura en México, como el de “no se compran libros” o “hay muchas bibliotecas” o “se publica poco”… Asimismo, replantea el nuevo perfil de los escritores, quienes han pasado de ser intelectuales hasta convertirse en celebridades. “Los autores estelares del nuevo mercado mantienen en circulación lugares comunes, interpretaciones estereotipadas, explicaciones y conceptos que ningún académico –ningún conocedor medianamente riguroso- se tomaría en serio, pero que son fácilmente asimilados por el gran público porque en general confirman lo que dice su sentido común y lo que lee en la prensa”. Una lectura imprescindible.

Escalante Gonzalbo, Fernando. A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública. México: El Colegio de México, 2007.

A mediados de la primera década del 2000 se comenzó a hablar de una generación de nuevos escritores nacidos en la década de los setenta del siglo pasado. A pesar de que ya empezaban a tomar las páginas de los suplementos, a ganar premios y a publicar, estos escritores no querían ser agrupados: marcar su individualidad era lo más importante.
En este ensayo, Pablo Raphael aborda a los escritores latinoamericanos nacidos en esa década y hace un repaso por las formas narrativas que ha utilizado para expresarse. Éste es un acercamiento al tema y a las nuevas formas que ha adoptado el sistema literario mexicano y que hacen tan particulares a estos narradores. Una de las conclusiones más fuertes del libro apunta que: “Ser una comunidad que se desconoce como tal y esgrimir el discurso de ‘El llanero solitario’ hace que la literatura esté relegada y que ocupe el mismo sitio donde habita la academia: los pequeños cubículos del pensamiento”.
La fábrica del lenguaje, S. A. es un intento por narrar a una generación que no ha querido asumirse como tal, sin percatarse que por lo mismo está a punto de quedar como intentos particulares que destellan sólo de vez en cuando (irónicamente, en las ocasiones cuando se agrupan alrededor de “fenómenos” literarios).

Raphael, Pablo. La Fábrica del Lenguaje, S. A. México: Anagrama-Colofón, 2011.