Gonzalo Martré

Escritor urbano y de ciencia ficción, en su obra ha jugado con lo más grotesco de la cultura mexicana. Está considerado como un autor incómodo, de culto y por si fuera poco satírico. Su primer libro apareció en 1967: Los Endemoniados, colección de cuentos sexosos que cuarenta años después serían reeditados bajo el nombre de Los líquidos rubíes.

De sus casi veinte novelas, destaca su trilogía picaresca iniciada con El Chanfalla (1978), continúa con Entre tiras, porros y caifanes (1983) y concluye con Tormenta roja sobre México (1990).
Al respecto, el narrador Adolfo Vergara Trujillo asegura: “Por sus símbolos y su ubicación temporal, con la Ciudad de México como escenario, la Trilogía sucia del Chanfalla, constituye uno de los momentos más altos de la literatura mexicana del último cuarto del siglo XX. A otros escritores marginales, de culto (Rafael Bernal, Francisco Tario, Lázaro Covadlo e incluso Jack Kerouac están en esa liga. Y qué decir de Charles Bukowski), todos ellos grandes maestros, les ha llegado su momento. En el caso del Maestro Martré sólo hace falta un chispazo en algún posgrado en Letras, para que El Chanfalla, Entre tiras, porros y caifanes y Tormenta roja sobre México? se pongan de moda entre los alumnos de crítica literaria o que alguien cuele ‘una revisión’ de la Trilogía en alguna revista mamadora, para que ésta dé el brinco al consumo esnob. Y ya ha comenzado de alguna manera: la edición de Los símbolos transparentes, por Alfaguara, en 2014, es signo inequívoco de la incursión de su realismo, más que ‘sucio’, chanfallesco, al canon. Y eso debemos celebrarlo todos”, comparte.

Los símbolos transparentes (1978) es una de las principales novela sobre el 2 de octubre de 1968, mientras que El pornócrata es una tremenda sátira sobre el poder absoluto del presidencialismo. Y es que el sistema político mexicano y, más que nada el priismo, han sido el blanco directo de la sátira martreana.

En este recuento no pueden dejarse de lado libros como Safari en la zona rosa (1970) y Coprofernalia (1973), que abrieron brecha en la literatura mexicana abordando temas tabú.

En 2011 su Antología personal de cuentos y relatos satíricos se publicó para conmemorar sus primeros 80 años de vida.

Además, entre sus muchos dotes como grafómano de géneros especulativos, Martré fue argumentista del cómic mexicano Fantomas. La Amenaza Elegante. Autoproclamado “el último de los Libelungos”, nació en Meztitlán, Hidalgo, en 1928. Un dato relevante: en su acta de nacimiento aparece como Mario Trejo González.

Algunos títulos de uno de los mejores escritores satíricos del México contemporáneo: Gonzalo Martré

Una foto publicada por SupledeLibros (@supledelibrosampleados) el